"Pandemonio, es una ciudad en la que deambulan Las Voces y en la que se aguarda eternamente al huésped, sea digno o indigno, sea bueno o malo. En su interior apretujados caídos revolotean en una sola carne, dispuestos a saltar al primer navío disponible, como una fuga de agua caliente.
Solo tendrás un segundo para decidir: Leer el Manual de la Naturaleza Doble, y dar la vida; o ser otro para siempre" El capitánTulik; José R. García.

jueves, noviembre 05, 2009

Ficha: David Hume - "Investigación sobre los principios de la moral" y "Disertación sobre las pasiones" [Resumen y Comentario]


Resumen:

En su investigación sobre los principios morales, David Hume comienza exponiendo que la moralidad existe, puesto que todos hacemos distinciones morales; es decir, que todos, frente a determinadas situaciones, sentimos rechazo, hacia lo que podríamos llamar vicio; o aprobación, hacia lo que se podría llamar virtud. Hume se pregunta cuál es el fundamento de esta determinación moral, y en contra de lo que se creía antes de él, afirma que es el sentimiento. Hume plantea que las distinciones morales no obedecen a la razón, puesto que si fuese así, al aceptarse que la razón emite juicios, y que estos juicios solo pueden proceder de un conocimiento de hechos o de un conocimiento de relación de ideas, la virtud y el vicio deberían ser determinados por alguna de estas dos operaciones; y esto no es así. En primer punto, las distinciones morales no proceden del conocimiento de hechos, puesto que si se analiza una acción moral y describimos los hechos, aparecerán las propiedades de los objetos que intervienen en la acción, pero no lo bueno o lo malo como cualidad, sino como un sentimiento de aprobación o desaprobación ante los hechos mismos. En segundo lugar no proceden de la relación de ideas (semejanza, diferencia, número, etc), ya que estas relaciones también se encuentran, por ejemplo, en los animales, y cuando alguien ve el incesto entre animales, no se da un sentimiento de rechazo que sí es dable cuando sucede entre humanos.

Ahora, el hecho de que la moralidad se funde en los sentimientos puede llevar a cierto relativismo, si pensamos que las personas sienten de manera muy distinta y por lo tanto, tienen juicios morales distintos; pero no es así, puesto que Hume expone que se da un acuerdo básico en el funcionamiento de estos sentimientos morales, ya que, estos sentimientos obedecen a la constitución mental propia del ser humano, y todos poseemos esta misma constitución; es decir, que hay virtudes y vicios que solo se podrían negar como tales, en caso de locura. Además de esto Hume cree que hay una simpatía que despierta entre nosotros sentimientos de solidaridad o compasión, que provocan que podamos reaccionar ante el bien o el sufrimiento de los demás.

En la “disertación sobre las pasiones”, con lo que respecta a los estoicos, destaca el hecho de que diferencian al hombre del animal, planteando que el hombre busca la felicidad, la cuál la consigue mediante la industria o el arte; y con lo que respecta a los epicúreos, destaca su idea del que el hombre ha sido creado para ser feliz, que quiere decir que ha sido creado para el placer. Hume critica estas posturas, la primera porque privilegia a la razón, y la segunda porque no toma en cuenta el hecho de que el sentimiento virtuoso produce placer y no surge a partir de él. Hume por medio de este análisis crítico expone y fundamenta su posición frente al tema de la felicidad.


Comentario:

Me parece interesante el hecho de que Hume rompa con la creencia de que las distinciones morales obedecen a la razón, y en cambio, plantee que, el que finalmente determina estas cuestiones es el sentimiento; pero más interesante aún me parece el hecho de que para llevarse a cabo una distinción moral, el ser humano tenga que usar tanto la razón como el sentimiento, dos cosas que aparentemente, en su época, se consideraban no tan conciliables.

En la “disertación sobre las pasiones”, me parece que es destacable cómo el pensamiento de Hume no se puede identificar parcialmente con alguna de las tres formas de pensar analizadas y cómo mediante éste análisis, se puede configurar su posición personal. Me parece entonces que el filósofo escocés, logra delinear su pensamiento, de una manera bastante novedosa y didáctica.

Me parece interesante también el hecho de que Hume sea un escéptico, pero no uno radical, ya que si bien es cierto, cree que no hay nada que por sí mismo sea bueno, o malo, o bello, o feo, etc ; cree también que no es absoluta la posición que niega todas las otras posiciones.

2 comentarios:

CAT-herine dijo...

Después de leer esta entrada, y otras tantas de carácter similar, me pregunto porqué no se me ocurrió la grandiosa idea de pedile ayuda con una lectura de mi curso de Epistemología...que siempre suele dejarme algo "mariadita".

José Ricardo García Corcuera dijo...

Pues yo le he encontrado el gusto a ese tipo de mareo.